Dime dos cosas

2008_02_01_rajoy_propuesta_30_segundos_highlighted.jpg

Hace unos días reflexionábamos en este blog sobre la superposición de los mundos virtual y real. Internet ya no es el ciberespacio, la otra dimensión. De hecho, como recuerda Richard Rogers, de la fundación Govcom, es imposible ya escaparse a ese otro mundo digital. Si tecleamos “Google.com”, la pantalla nos vuelve a clasificar dentro de nuestras fronteras nacionales (“Google.es”). Algo parecido ocurre con algunos anuncios online, que leen nuestra dirección IP y nos ofrecen conocer “chicas en Madrid” (o en aquella ciudad desde la que nos conectemos).

Gran parte del éxito de la histórica campaña de Howard Dean en Estados Unidos radicó en su capacidad para hacer palpable, real, la apuesta de su candidato. Con sólo introducir dos datos (una dirección de correo electrónico y el código postal) uno podía recibir convocatorias de reuniones o actos de campaña locales. Esta práctica es ya universal entre los candidatos norteamericanos. Basta, por ejemplo, con visitar la web de Barack Obama e introducir una dirección de e-mail y un código postal cualquiera. Inmediatamente el usuario recibirá información sobre la oficina de campaña más cercana a su domicilio, o sobre grupos locales de apoyo al candidato. No es necesario dar un nombre real, ni ningún número de teléfono móvil. El internauta desconfiado puede facilitar una dirección de correo secundaria (las estadísticas nos dicen que casi todo el mundo tiene más de una dirección de e-mail) y decidir sobre un mayor grado de implicación en el futuro.

En cambio, si queremos hacernos voluntarios del PSOE, deberemos introducir, obligatoriamente, nombre, apellidos, e-mail y número de móvil. Para ser Voluntario Popular uno ha de indicar, además, su municipio de residencia. En ambos casos la cantidad de información personal me parece excesiva, sobre todo el número de móvil, jugoso dato para, suponemos, hacernos llegar mensajes SMS del respectivo partido. El PSOE no pregunta por el lugar de residencia del potencial militante, por lo que pierde la oportunidad de ofrecer información de interés local.

Sin más datos que una dirección de e-mail y un código postal, mi cuenta de correo secundaria recibe un goteo continuo de actos locales (indiqué un código postal del centro de Chicago) relacionados con Obama. Tras introducir datos falsos en el formulario de voluntarios del PSOE, he recibido un par de e-mails invitándome a votar en una encuesta de El País e informándome de las iniciativas de TVE, Antena 3 y La Sexta para preguntar a los candidatos. El PP, quizá consciente de mi ficticio nombre y apellido, no me ha enviado un mísero e-mail.

Conclusión: Es mucho más fácil, y menos oneroso en cuestión de privacidad, hacerse voluntario de Obama que de Zapatero o Rajoy.

Los partidos españoles parecen recelar de los correos electónicos, que el usuario podría ignorar con facilidad, y apuestan por coleccionar números de teléfono móvil a cualquier precio. Ésa es la finalidad de la última jugada del PP, la web “Tu Propuesta en 30 Segundos”. Lo de menos es la propuesta (la posibilidad de que el usuario envíe un vídeo que podría formar parte de los anuncios de campaña). Lo importante es el juego del móvil, en el que tras introducir nuestro número podemos oír a Rajoy invitándonos a participar en la campaña.

La nueva web del PP consigue dos logros relevantes: El primero, crear ‘buzz’ en los medios de comunicación convencionales. La novedad de Internet como instrumento de campaña es un valor-noticia al alza y, dado el carácter audiovisual de la iniciativa (el vídeo de la reunión de ‘maitines’) su reproductibilidad en los telediarios está garantizada. El segundo logro es, cómo no, colectar un dato altamente personal (el número de teléfono móvil) a través de un juego que uno puede practicar sobre uno mismo o sobre uno o varios colegas (¡más números de teléfono móvil!). En sólo un día, cuenta El Mundo, el PP ha recogido en su base de datos 20.000 móviles y otros tantos nombres. “Dime dos cosas”… y moveré el mundo.

Addenda (5 de febrero de 2005): “Rajoy se queda sin saldo”, titula El Mundo. En la noticia se dice que la iniciativa “ha muerto de éxito” y se recogen declaraciones de Génova en las que se garantiza que no se hará ningún uso de los números de teléfono móvil introducidos por los usuarios.

Anuncios

Diálogo digital

Proponer una alternativa al canon digital era uno de los alicientes del Diálogo Digital Popular, un foro organizado ayer por el PP para escuchar las opiniones de expertos en nuevas tecnologías. Entre los ponentes estaba, curiosamente, Pedro Farré, director de relaciones institucionales de la Sociedad General de Autores (SGAE). Pese a la expectación creada, el candidato Rajoy se limitó a insistir en su oposición al canon, sin desvelar alternativa alguna. Así lo contaba El Mundo antes y después del evento.

Rajoy: más Vista que Mac

rajoy_web_inicio_2007_12_20.jpg

Rajoy nos deja ver en su nueva web de campaña que usa un portátil marca Macintosh, pero su página en Internet recuerda más bien a Windows Vista: diseño agradable, pero funcionalidad comprometida por las prisas. Escucho las primeras referencias a la nueva web en el boletín de noticias de las dos de la tarde de RNE, y veo las primeras imágenes en el Telediario de TVE. En ninguno de los dos medios se cita la dirección de la página. Busco “PP” en Google y pincho en la web del partido a las cinco de la tarde esperando encontrarme con un gran anuncio del portal del candidato, pero la única novedad que veo son las noticias con RSS. En Google los primeros resultados de la búsqueda “Mariano Rajoy” tampoco me dan pista alguna de la nueva web. Pruebo con la combinación “Mariano Rajoy” y “nueva web”, que resulta ser exitosa: una noticia del portal Terra con un enlace a la escurridiza página. Se resuelve entonces el misterio: Nadie cita el dominio, porque sería imposible de recordar: http://www.bluebacking.com/rajoyfinal/inicio.htm.

Tras esta esforazada búsqueda, nos encontramos con una web de colores vivos que despliega todas las armas telemáticas del candidato: redes sociales, canal Yotube, foros… Una visita detallada desvela, sin embargo, algunos problemas: las fotos del día no son del día, y la agenda de previsiones no incluye ningún acto. La llamada a Voluntarios Populares es acertada al pedir sólo el nombre y la dirección de correo electrónico (los partidos pedían hasta hace poco el número de teléfono móvil). Sin embargo, a diferencia de la web de Hillary Clinton de la que, según RNE, el PP ha tomado inspiración, el partido no solicita el código postal del potencial voluntario, detalle fundamental para involucrarlo en actividades locales y presenciales (esto es, actos cara a cara en el mundo real). Por cierto, que cuando visito la web de Voluntarios Populares, la página está caída:

voluntarios_populares_2007_12_20.jpg

El lanzamiento de la web de Rajoy, en definitiva, se parece al de Windows Vista: las prisas por salir a la luz han afectado a su correcto funcionamiento.

Addenda (17.43 horas): Una consulta a las ediciones digitales de El País y El Mundo resuelven el misterio. El dominio de la web no es otro que el del partido (“pp.es”). Ocurre que la página “index” del PP era la que encontré en Google, de ahí que visitase la web del partido sin ver la de Rajoy. Además, la carencia de un dominio específico para la web del candidato hace que la consulta de cualquiera de sus contenidos revele el dominio de Bluebacking.com, el proveedor del servicio. Curiosamente, es El Mundo y no El País quien señala estas primeras dificultades técnicas.

Addenda (20.00 horas): La web de Voluntarios Populares sigue caída, pero ya han trasladado la web de Rajoy a un subdirectorio de la web del PP: http://www.pp.es/marianorajoy/inicio.htm. Un llamativo icono con la inscripción “No al canon digital” conduce a una página en la que se explica que el PP ha votado hoy en contra de dicho gravamen. Continúo viéndole defectos: El icono con la chapa de Voluntarios Populares invita al click, pero la imagen es plana y no está dotada de hipervínculo alguno.

Addenda (21 de diciembre de 2007): La web de Rajoy no sólo presentaba desnudez personal, sino también técnica. Cuenta Público (citando como fuente al blog La Tejedora) que la web del candidato popular fue víctima de varios ataques de hacking. El mismo diario recoge una protesta del PSOE, que dice haber detectado “contenidos delictivos” en la web de Voluntarios Populares. Voy a dicha web para observar el delito, pero no encuentro nada escandaloso. Me entero por El Mundo que los contenidos de la discordia han sido borrados. El nuevo portal de Rajoy ocupó la portada en papel de La Razón, periódico que nos desvela que quizá el verdadero público de la web del candidato no sea el electorado en general, sino los periodistas y sus medios: “Génova admite que quizá no se muevan muchos votos, pero no tiene dudas sobre el alcance informativo de la red.”

Rajoy, contra el canon digital

Lo cuenta El Mundo.

Viaje al centro

PSOE y PP se pelean por ocupar el centro político, proclama El Periódico en su tema de apertura. Los socialistas han retomado la línea dura en política antiterrorista y anuncian rebajas fiscales, mientras que los populares hacen suyas medidas sociales como la subida de las pensiones. Además de revelarnos que será un catalán quien moderará y humanizará la imagen de Rajoy, El Periódico afirma en su editorial que es Zapatero el que está marcando el pulso de la campaña, hasta el punto de ser el partido gobernante y no la oposición quien propone la celebración de debates televisados. Insólito gesto que para El Periódico responde a los interestes electorales del Partido Socialista: “No parece que estemos ante un ejercicio prepotente de quien se siente sobrado ante su adversario. Más bien se trata de una meditada estrategia política del PSOE que consiste en presentar ante el electorado una disyuntiva fundamental: hay que elegir entre Zapatero y Rajoy. Porque, también según las encuestas, es en la comparación entre ambos líderes donde los socialistas obtienen más ventaja.”

El esperado cara a cara televisivo

¿Habrá debate? Rajoy ya ha dicho alguna vez que se había equivocado al no aceptar un debate televisivo en la campaña de 2004 (porque entiende que lo habría ganado de calle, suponemos). Ahora tendrá su oportunidad. Zapatero lo retaba ayer a un cara a cara televisivo. Lo interesante será saber el formato de dicho debate. Puestos a seguir imitando a los americanos, ¿nos darán la opción de hacerles las diez preguntas clave? ¿Se utilizará Youtube o alguna otra herramienta de Internet para facilitar la participación del público?

Addenda (12 dic 2007): Bueno, leo en Público a última hora de la noche que habrá dos cara a cara entre Rajoy y Zapatero, en cadenas aún por determinar. La negativa incial de Rajoy a debatir en TVE por considerarla pro-gubernamental ofendió a la cadena pública, que en sus Telediarios buscó declaraciones redentoras en políticos que cuestionasen la posición del candidato popular. Curiosamente, como el propio diario Público señalaba con cierta sorna, Rajoy incluía a Cuatro entre las cadenas “independientes.”

Recetario audiovisual para Rajoy

Visto, también, en El Confidencial.com.