Bocados de realidad

El diario El País publica hoy un reportaje sobre activismo político e Internet. Concluye señalando el carácter “enlatado” de las webs de los partidos: “Cualquiera que visite la página de un particular y la compare con la de los candidatos nota que el político probablemente ni siquiera sepa utilizarla. La vida en estos sitios, las visitas, y los comentarios las aportan los internautas, los activistas, ya sea quiados por consignas de cómo hacer calar los mensajes o sin ellas.”

Por una vez, el análisis periodístico coincide con el académico. Matthew Hindman, politólogo de la Arizona State University, defiende que las webs políticas son para el Business to Business, y no para el Business to Client. Es decir, que no son un instrumento para conectar al candidato con sus electores, sino para azuzar a los activistas del partido. En su libro de próxima publicación, The myth of digital democracy (2008), Hindman publica datos sorprendentes que arrojan un jarro de agua fría sobre la tecno-euforia de los estrategas de campaña. En uno de sus gráficos más reveladores, el autor compara el tráfico que registran las webs de contenido político en Estados Unidos con otras actividades populares en la red, tales como la visita a webs pornográficas, la consulta de correo electrónico, el uso de buscadores tipo Google, y la lectura de medios periodísticos online:

graphic4_485px_hindman_and_hayes_may_2007.png

Volviendo al reportaje de El País, uno de los datos más llamativos es la diferencia de cibervoluntarios entre el PSOE y el PP. Los socialistas tienen 50.000, los populares algo más de 1.000. El abismo podría explicarse, como se dice en el diario, a que el PP tardó más tiempo que el PSOE en poner en marcha este tipo de iniciativa. Otra explicación podría ser la diferencia de uso político de Internet entre votantes socialistas y populares, que podría estar a favor de los primeros. Así ocurre en Estados Unidos, donde (según datos de la General Social Survey citados por Hindman, 2005) los votantes de izquierdas consultan más webs políticas que los votantes de derechas. Cabría pensar en otra posibilidad: Que el voluntariado digital del PSOE fuese diferente del del PP. Si entendemos por cibervoluntarios socialistas a aquellos que reciben los e-mails del partido animando a votar en las encuestas que los medios de comunicación hacen por Internet -ése es el contenido de los e-mails que he recibido hasta el momento- estaremos ante un voluntariado exclusivamente digital y con mucha paja de por medio (recibir e-mails no equivale a activismo). Sin embargo, si los 1.000 voluntarios del PP hacen campaña con el partido en sus respectivas localidades (además de usar Internet) estaremos ante un voluntariado más efectivo y de mayor alcance (pues no estára limitado al reducidísimo círculo digital que nos revela Hindman).

En lo que no se equivoca el PSOE es en su próxima campaña de publicidad en el Messenger (así lo anuncia en El País). El chat en tiempo real es sumamente popular entre los adolescentes y adultos jóvenes, quizá más incluso que el propio correo electrónico.

Referencias:

Hindman, M. (2005). The real lessons of Howard Dean: Reflections on the first digital campaign. Perspectives on Politics, 3(1), 121-128.

Hindman, M. (2008). The myth of digital democracy. Princeton, NJ: Princeton University Press.

YouTube abrirá un canal sobre las elecciones

Habrá versión española del ‘You Choose’, el canal de YouTube en el que los candidatos demócratas y republicanos a la presidencia de Estados Unidos cuelgan sus vídeos. Lo anuncia El Mundo, que aprovecha para hacerse eco de un nuevo vídeo del PSOE en el que se presenta a Zapatero como el candidato capaz de hacer “creer de nuevo en la política” al electorado.

Addenda (19 de enero de 2008): Hay réplica del PP.

La influencia personal

El Semanal Digital publica sendos artículos sobre las estrategias de campaña de PP y PSOE.

En la pieza dedicada al PP se revisan las ideas que los internautas han dejado en la web de Rajoy con la finalidad de sugerir mejoras en su campaña. Atención a la última de las propuestas, que anima a los militantes a convencer a cinco amigos de las bondades del candidato. Una técnica que recuerda al ‘two-step flow’ descubierto por Lazarsfeld y colegas en la primera mitad del siglo pasado, y que está siendo aplicada por el equipo del candidato republicano Rudolph Giuliani en Estados Unidos.

En el artículo sobre el PSOE se especula con la posibilidad de que el partido intente una campaña de mensajes a teléfonos móviles después del día de Reyes.

Cinco grandes temas por debate

Los dos debates televisivos entre Zapatero y Rajoy se articularán en torno a cinco grandes bloques temáticos, informan El País y El Mundo: Economía y empleo, políticas sociales (donde se hablará sobre inmigración), política exterior y de seguridad (incluyendo terrorismo), política institucional (donde se abordará el modelo territorial) y retos del futuro (entre ellos, el cambio climático).

Se desconocen todavía algunos detalles importantes sobre los debates: las cadenas que los emitirán (se supone que TVE será una de ellas, y no está resuelto si los dos o uno de los coloquios se emitirá en señal abierta), el moderador (en caso de haberlo, claro), la participación del público (¿habrá preguntas de ciudadanos, bien sea en estudio o a través de vídeos de YouTube?), el formato estético, que bien podría favorecer la participación del público (en el caso de un ‘town hall meeting’ a la americana) o la apreciación de la personalidad de los candidatos (mesa redonda a la francesa, con muchos primeros planos).

Según escribía Ángel Expósito en su crónica política de ayer en La Vanguardia, los estrategas del PSOE y del PP están visionando con atención los debates Sarkozy-Royal, por lo que intuímos que el modelo francés será el que se importe a España (como ya pasó con el programa Tengo una pregunta para usted). El formato del ‘town hall meeting’ es bastante arriesgado, ya que obliga a los candidatos a levantarse del taburete y andar sobre el escenario.

Estrategias electorales

El País ha publicado sendos reportajes sobre las estrategias electorales de los dos grandes partidos, PSOE y PP.

Blanco y negro

El PSOE está que se sale, o en apuros. Todo depende, claro, del cristal con que se mire (el Publiscopio de Público o los datos del CIS interpretados por ABC).

La métrica de Youtube como alarde electoral

En una muestra más de americanización de la campaña electoral española, el PSOE difunde una nota presumiendo de las visitas a su canal en YouTube. La pelea por saber quién tiene más amigos en Facebook o más visitas a sus vídeos en YouTube es un elemento más del ‘horse-racing’ americano. ¿Lo será también en España?

Leído en Europa Press.

El PPmundi

Las crisis diplomáticas de Venezuela (Rey vs. Chávez) y Chad (pilotos y azafatas acusados de tráfico de menores, con Sarkozy el libertador de por medio) introdujeron la política exterior y la diplomacia en esta larguísima pre-campaña. Ahora el PSOE toma la iniciativa con la difusión del PPmundi, curiosa artimaña de comunicación política que suponemos tiene como objetivo la difusión viral del mapa a modo de archivo adjunto en e-mails inter-personales. Aún así, yo me he enterado por Público, un medio de masas convencional. El origen de la información es más convencional todavía: se cita a la secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, que intuyo ha presentado el PPmundi en rueda de prensa. También se publica la información en Europa Press.

pp mundi

Ilustración vía Público.

L@s voluntari@s ciberprogresistas entran en escena

Visto en El Confidencial.com.

La sinergia mítin-medios-youtube

Desde entrada la década del 2000 (quizá antes) las noticias que aparecen en los telediarios sobre los mítines de campaña deben más su autoría a los partidos que a los propios periodistas. Recuerdo que fue en las elecciones gallegas de 2001 cuando escuché por primera vez el término “señal institucional” para referirse a la grabación de los mítines que hacen los propios partidos, que no escatiman medios (cámaras-grúa incluidas) para ofrecernos la imagen más favorecedora del candidato. Puedo estar equivocado (habrá que consultarlo con nuestros colegas dentro del gremio) pero supongo que las televisiones ya no envían sus cámaras a los mítines (salvo para hacer los directos en final de campaña). La señal institucional, pues, es la que utilizan los editores para componer la noticia audiovisual, contando como única materia prima la siempre interesada visión de la fuente. Un mínimo de decencia profesional obligaría a los periodistas a aclarar, en rótulo a pie de imagen, que estamos ante la señal facilitada por el partido y no ante una grabación de un periodista audiovisual. La espontaneidad, los gaffes, sólo pueden ser detactados por los reporteros y fotógrafos de la prensa escrita. Cabe preguntarse por qué nadie protesta ni alza su voz ante tal flagrante violación de la más elemental ética periodística. Esta tendencia parece ser internacional. En su reciente carta a los periodistas que cubrirán las elecciones presidenciales USA de 2008, Zephyr Teachout recomendaba lo siguiente:

“DO use your own Images. Images are good–this is material not accessible to us at home–good quality images of the setup, the press around the candidate, other reporters. BUT do not use any images that are set up by the campaign. If you have to, include in the accompanying report the way in which that image was forced, i.e., “Romney’s campaign bussed x farmers in to sit in the front row.” Failing to report this circumstance is no more useful to the reader than actually using images created by the campaign and given to reporters as stock footage.”

Pero vayamos al tema que nos ocupa, las nuevas tecnologías. Comentaba en posts anteriores las frecuentes referencias (sobre todo en el Telediario de la noche de Lorenzo Milá) a los vídeos del PSOE durante los mítines. Antes era común que los partidos elaborasen vídeos para ser exhibidos durante los mítines (en las elecciones gallegas de 2005 recuerdo unos vídeos del PP con invitaciones al público mitinero para corear un determinado eslógan), pero ahora esos mismos vídeos pasan a engrosar el repositorio digital de la web del partido y de su respectivo canal en YouTube. La prensa destacó la canción de “Que el tiempo no te cambie” (sintonía de un vídeo homónimo) en el acto de la presentación de la candidatura de Zapatero. Curiosamente, dicho vídeo había sido colgado en el canal Youtube del PSOE el 9 de noviembre de 2007. Ahora gracias a su papel primordial en el mítin, el vídeo vuelve a la actualidad, al menos a través de la web de El País, que lo publicaba en la tarde del 26 de noviembre de 2007.

En fin, uno puede ser muy mal pensado, pero he aquí una posible estrategia: El partido controla las imágenes del mítin, en el resumen audiovisual que se envía a la prensa se hace referencia al vídeo de apertura, la prensa se hace eco de dicho vídeo, y la gente lo busca por curiosidad en Youtube, dando quizás con el canal del partido en la red, que no habría sido visitado de no haberse hecho referencia a dicho vídeo a través de los medios de masas.

¿Me equivoco?