Bailándoles el agua

Gran parte (quizá la totalidad) de las imágenes que aparecen en las noticias televisivas sobre los mítines de campaña están elaboradas por los respectivos partidos, no por los periodistas o editores de las cadenas que las emiten. Al espectador se le sustrae este detalle, de manera que traga por cobertura periodística lo que no es más que propaganda. Lamentablemente, la clase periodística, que podría defenderse con un simple rótulo que indicase la procedencia de las imágenes, le baila el agua a la clase política. La cadena catalana TV3 parece ser la excepción que confirma la regla, según leemos en el comunicado de Reporteros sin Fronteras difundido ayer. Desconocemos cuál es la prerrogativa jurídica (de existir) que permite a los partidos impedir a los periodistas la grabación de imágenes y sonidos durante los mítines. ¿Dónde están los llamados ‘periodistas ciudadanos’? ¿No hay ninguno que se moleste en asistir a los mítines para hacernos llegar imágenes de la trastienda electoral? ¿Y dónde está el documental político en estas elecciones? Esperemos que pasado el 9-M nos enteremos de la existencia de alguna original producción gestada en silencio, como la ejemplar “Muxía: Política na Costa da Morte” (Ricardo Llovo, 2003), rodada durante las Municipales del 2003. Este documental, del que hay copias con subtítulos en castellano, merece una mayor difusión de la que ha disfrutado. Aunque sólo sea para ver imágenes de mítines que no son autoría de los propios partidos.

Anuncios

La sinergia mítin-medios-youtube

Desde entrada la década del 2000 (quizá antes) las noticias que aparecen en los telediarios sobre los mítines de campaña deben más su autoría a los partidos que a los propios periodistas. Recuerdo que fue en las elecciones gallegas de 2001 cuando escuché por primera vez el término “señal institucional” para referirse a la grabación de los mítines que hacen los propios partidos, que no escatiman medios (cámaras-grúa incluidas) para ofrecernos la imagen más favorecedora del candidato. Puedo estar equivocado (habrá que consultarlo con nuestros colegas dentro del gremio) pero supongo que las televisiones ya no envían sus cámaras a los mítines (salvo para hacer los directos en final de campaña). La señal institucional, pues, es la que utilizan los editores para componer la noticia audiovisual, contando como única materia prima la siempre interesada visión de la fuente. Un mínimo de decencia profesional obligaría a los periodistas a aclarar, en rótulo a pie de imagen, que estamos ante la señal facilitada por el partido y no ante una grabación de un periodista audiovisual. La espontaneidad, los gaffes, sólo pueden ser detactados por los reporteros y fotógrafos de la prensa escrita. Cabe preguntarse por qué nadie protesta ni alza su voz ante tal flagrante violación de la más elemental ética periodística. Esta tendencia parece ser internacional. En su reciente carta a los periodistas que cubrirán las elecciones presidenciales USA de 2008, Zephyr Teachout recomendaba lo siguiente:

“DO use your own Images. Images are good–this is material not accessible to us at home–good quality images of the setup, the press around the candidate, other reporters. BUT do not use any images that are set up by the campaign. If you have to, include in the accompanying report the way in which that image was forced, i.e., “Romney’s campaign bussed x farmers in to sit in the front row.” Failing to report this circumstance is no more useful to the reader than actually using images created by the campaign and given to reporters as stock footage.”

Pero vayamos al tema que nos ocupa, las nuevas tecnologías. Comentaba en posts anteriores las frecuentes referencias (sobre todo en el Telediario de la noche de Lorenzo Milá) a los vídeos del PSOE durante los mítines. Antes era común que los partidos elaborasen vídeos para ser exhibidos durante los mítines (en las elecciones gallegas de 2005 recuerdo unos vídeos del PP con invitaciones al público mitinero para corear un determinado eslógan), pero ahora esos mismos vídeos pasan a engrosar el repositorio digital de la web del partido y de su respectivo canal en YouTube. La prensa destacó la canción de “Que el tiempo no te cambie” (sintonía de un vídeo homónimo) en el acto de la presentación de la candidatura de Zapatero. Curiosamente, dicho vídeo había sido colgado en el canal Youtube del PSOE el 9 de noviembre de 2007. Ahora gracias a su papel primordial en el mítin, el vídeo vuelve a la actualidad, al menos a través de la web de El País, que lo publicaba en la tarde del 26 de noviembre de 2007.

En fin, uno puede ser muy mal pensado, pero he aquí una posible estrategia: El partido controla las imágenes del mítin, en el resumen audiovisual que se envía a la prensa se hace referencia al vídeo de apertura, la prensa se hace eco de dicho vídeo, y la gente lo busca por curiosidad en Youtube, dando quizás con el canal del partido en la red, que no habría sido visitado de no haberse hecho referencia a dicho vídeo a través de los medios de masas.

¿Me equivoco?