Bocados de realidad

El diario El País publica hoy un reportaje sobre activismo político e Internet. Concluye señalando el carácter “enlatado” de las webs de los partidos: “Cualquiera que visite la página de un particular y la compare con la de los candidatos nota que el político probablemente ni siquiera sepa utilizarla. La vida en estos sitios, las visitas, y los comentarios las aportan los internautas, los activistas, ya sea quiados por consignas de cómo hacer calar los mensajes o sin ellas.”

Por una vez, el análisis periodístico coincide con el académico. Matthew Hindman, politólogo de la Arizona State University, defiende que las webs políticas son para el Business to Business, y no para el Business to Client. Es decir, que no son un instrumento para conectar al candidato con sus electores, sino para azuzar a los activistas del partido. En su libro de próxima publicación, The myth of digital democracy (2008), Hindman publica datos sorprendentes que arrojan un jarro de agua fría sobre la tecno-euforia de los estrategas de campaña. En uno de sus gráficos más reveladores, el autor compara el tráfico que registran las webs de contenido político en Estados Unidos con otras actividades populares en la red, tales como la visita a webs pornográficas, la consulta de correo electrónico, el uso de buscadores tipo Google, y la lectura de medios periodísticos online:

graphic4_485px_hindman_and_hayes_may_2007.png

Volviendo al reportaje de El País, uno de los datos más llamativos es la diferencia de cibervoluntarios entre el PSOE y el PP. Los socialistas tienen 50.000, los populares algo más de 1.000. El abismo podría explicarse, como se dice en el diario, a que el PP tardó más tiempo que el PSOE en poner en marcha este tipo de iniciativa. Otra explicación podría ser la diferencia de uso político de Internet entre votantes socialistas y populares, que podría estar a favor de los primeros. Así ocurre en Estados Unidos, donde (según datos de la General Social Survey citados por Hindman, 2005) los votantes de izquierdas consultan más webs políticas que los votantes de derechas. Cabría pensar en otra posibilidad: Que el voluntariado digital del PSOE fuese diferente del del PP. Si entendemos por cibervoluntarios socialistas a aquellos que reciben los e-mails del partido animando a votar en las encuestas que los medios de comunicación hacen por Internet -ése es el contenido de los e-mails que he recibido hasta el momento- estaremos ante un voluntariado exclusivamente digital y con mucha paja de por medio (recibir e-mails no equivale a activismo). Sin embargo, si los 1.000 voluntarios del PP hacen campaña con el partido en sus respectivas localidades (además de usar Internet) estaremos ante un voluntariado más efectivo y de mayor alcance (pues no estára limitado al reducidísimo círculo digital que nos revela Hindman).

En lo que no se equivoca el PSOE es en su próxima campaña de publicidad en el Messenger (así lo anuncia en El País). El chat en tiempo real es sumamente popular entre los adolescentes y adultos jóvenes, quizá más incluso que el propio correo electrónico.

Referencias:

Hindman, M. (2005). The real lessons of Howard Dean: Reflections on the first digital campaign. Perspectives on Politics, 3(1), 121-128.

Hindman, M. (2008). The myth of digital democracy. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Dime dos cosas

2008_02_01_rajoy_propuesta_30_segundos_highlighted.jpg

Hace unos días reflexionábamos en este blog sobre la superposición de los mundos virtual y real. Internet ya no es el ciberespacio, la otra dimensión. De hecho, como recuerda Richard Rogers, de la fundación Govcom, es imposible ya escaparse a ese otro mundo digital. Si tecleamos “Google.com”, la pantalla nos vuelve a clasificar dentro de nuestras fronteras nacionales (“Google.es”). Algo parecido ocurre con algunos anuncios online, que leen nuestra dirección IP y nos ofrecen conocer “chicas en Madrid” (o en aquella ciudad desde la que nos conectemos).

Gran parte del éxito de la histórica campaña de Howard Dean en Estados Unidos radicó en su capacidad para hacer palpable, real, la apuesta de su candidato. Con sólo introducir dos datos (una dirección de correo electrónico y el código postal) uno podía recibir convocatorias de reuniones o actos de campaña locales. Esta práctica es ya universal entre los candidatos norteamericanos. Basta, por ejemplo, con visitar la web de Barack Obama e introducir una dirección de e-mail y un código postal cualquiera. Inmediatamente el usuario recibirá información sobre la oficina de campaña más cercana a su domicilio, o sobre grupos locales de apoyo al candidato. No es necesario dar un nombre real, ni ningún número de teléfono móvil. El internauta desconfiado puede facilitar una dirección de correo secundaria (las estadísticas nos dicen que casi todo el mundo tiene más de una dirección de e-mail) y decidir sobre un mayor grado de implicación en el futuro.

En cambio, si queremos hacernos voluntarios del PSOE, deberemos introducir, obligatoriamente, nombre, apellidos, e-mail y número de móvil. Para ser Voluntario Popular uno ha de indicar, además, su municipio de residencia. En ambos casos la cantidad de información personal me parece excesiva, sobre todo el número de móvil, jugoso dato para, suponemos, hacernos llegar mensajes SMS del respectivo partido. El PSOE no pregunta por el lugar de residencia del potencial militante, por lo que pierde la oportunidad de ofrecer información de interés local.

Sin más datos que una dirección de e-mail y un código postal, mi cuenta de correo secundaria recibe un goteo continuo de actos locales (indiqué un código postal del centro de Chicago) relacionados con Obama. Tras introducir datos falsos en el formulario de voluntarios del PSOE, he recibido un par de e-mails invitándome a votar en una encuesta de El País e informándome de las iniciativas de TVE, Antena 3 y La Sexta para preguntar a los candidatos. El PP, quizá consciente de mi ficticio nombre y apellido, no me ha enviado un mísero e-mail.

Conclusión: Es mucho más fácil, y menos oneroso en cuestión de privacidad, hacerse voluntario de Obama que de Zapatero o Rajoy.

Los partidos españoles parecen recelar de los correos electónicos, que el usuario podría ignorar con facilidad, y apuestan por coleccionar números de teléfono móvil a cualquier precio. Ésa es la finalidad de la última jugada del PP, la web “Tu Propuesta en 30 Segundos”. Lo de menos es la propuesta (la posibilidad de que el usuario envíe un vídeo que podría formar parte de los anuncios de campaña). Lo importante es el juego del móvil, en el que tras introducir nuestro número podemos oír a Rajoy invitándonos a participar en la campaña.

La nueva web del PP consigue dos logros relevantes: El primero, crear ‘buzz’ en los medios de comunicación convencionales. La novedad de Internet como instrumento de campaña es un valor-noticia al alza y, dado el carácter audiovisual de la iniciativa (el vídeo de la reunión de ‘maitines’) su reproductibilidad en los telediarios está garantizada. El segundo logro es, cómo no, colectar un dato altamente personal (el número de teléfono móvil) a través de un juego que uno puede practicar sobre uno mismo o sobre uno o varios colegas (¡más números de teléfono móvil!). En sólo un día, cuenta El Mundo, el PP ha recogido en su base de datos 20.000 móviles y otros tantos nombres. “Dime dos cosas”… y moveré el mundo.

Addenda (5 de febrero de 2005): “Rajoy se queda sin saldo”, titula El Mundo. En la noticia se dice que la iniciativa “ha muerto de éxito” y se recogen declaraciones de Génova en las que se garantiza que no se hará ningún uso de los números de teléfono móvil introducidos por los usuarios.

El teoconservadurismo español enseña músculo

28-D y 30-D. El día de los inocentes, y el día de la Sagrada Familia. El día de las manifestaciones ante las clínicas abortivas, y el día de la marcha por la familia cristiana en Madrid. La primera convocatoria apenas reunió a un centenar de personas, la segunda a cientos de miles.

Las concentraciones del 28-D tuvieron una nula repercusión en las portadas de la prensa del día siguiente. Tan sólo La Razón hacía referencia a una entrevista con un ex empleado de una de estas clínicas, pero sin mencionar las manifestaciones en primera página. Libertad Digital dedicaba a las concentraciones una de sus fotos del día, pero sin desarrollar el tema a modo de noticia. Según este portal, unas 150 personas se manifestaron ante las clínicas madrileñas.

La marcha del 30-D, sin embargo, fue multitudinaria. Las cifras varían (dos millones según los convocantes, más de un millón según la Comunidad de Madrid, 160.000 personas según los cálculos de El País) pero el impacto visual de una plaza de Colón llena hasta la bandera es suficiente para certificar el éxito de organización.

En la misma semana se produjeron dos concentraciones de temática afín y desigual resultado. ¿Cómo explicar el relativo fracaso de la primera y el rotundo éxito de la segunda? Quizá una de las posibles respuestas se encuentre en sus organizadores y su respectivo apoyo mediático. Alternativa Española no parece tener resonancia más allá de su propia web y Radio Intereconomía, mientras que la iglesia católica contó con una amplia cobertura para sus actos en la Cadena Cope, Libertad Digital, ABC y La Razón. Libertad Digital llevaba días publicando un banner bajo su cabecera, con información sobre cómo llegar a Madrid para asistir a la concentración en la plaza de Colón. La Cope, principal órgano de comunicación de la iglesia católica, ofrecía la cobertura más exhaustiva de todos los medios: Entrevistaba la víspera del 30-D al cardenal Rouco Varela, insertaba cuñas publicitarias los días previos a la manifestación y emitía un programa especial en directo la mañana del domingo. ABC informaba el sábado sobre los preparativos de la concentración y publicaba un artículo firmado por José Ignacio Munilla, obispo de Palencia, en el que adelantaba una de las ideas fuerza de los ulteriores discursos en la plaza de Colón: “El laicismo imperante condena a nuestra cultura a la orfandad moral y espiritual.” El propio domingo, día de la manifestación, las declaraciones del cardenal Rouco abrían a cinco columnas las portadas de ABC y La Razón.

Independientemente de su mayor o menor concurrencia, lo cierto es que las manifestaciones en la calle han sido un fenómeno más propio de la derecha que de la izquierda en la presente legislatura. El País reseñaba en su portada del sábado un artículo del sociólogo Salvador Aguilar que reflexionaba sobre esta paradoja. Según el autor, las más de veinte protestas encabezadas por la derecha desde enero de 2005 se explicarían, en primer lugar, por el deseo de mantener tensa y unida a la base social del “universo derecha” y, en segundo lugar, por la apropiación de la ideología y prácticas de la derecha neoconservadora norteamericana. Esta nueva “derecha radical”, comenta el sociólogo, pelearía por el poder en los límites de la ética democrática. “De ahí –escribe Aguilar- la victoria “trabajada”, agónica y dudosa de Bush sobre Gore en su primera elección, la resentida y bronca pérdida de las elecciones generales italianas por Berlusconi o la teoría conspirativa del PP español sobre el 11-M”. El autor apunta, además, que las manifestaciones callejeras de la derecha no son indicativas de la existencia de un movimiento social, sino que responden a una “macroorganización de intereses” que podría contar incluso con un “centro de operaciones profesionalizado”.

Continuando esta línea interpretativa, El País publicaba al día siguiente, el 30-D, un reportaje que podría contribuir a introducir en el léxico político español un vocablo común en la política estadounidense e italiana. Nos referimos a la palabra ‘teoconservadurismo’, que El País define como “una ideología neotradicionalista que lleva en su seno la vieja tentación de imponer al conjunto de la sociedad las normas morales propias de la iglesia”.

Manifestaciones ante clínicas abortivas y protagonismo central de los teocons. Continúa, pues, la americanización de la política española, que ya no se limita a los vídeos de Youtube o al carácter presidencialista de la propia contienda electoral.

Addenda (2 de enero de 2008):El PP evitará dar apoyo expreso a los antiabortistas en vigilia electoral” (El Periódico de Catalunya)

Inspiración ‘neocon’

La derecha española busca un referente al otro lado del Atlántico. Lo cuenta Libertad Digital.

La rata de los sindicatos llega a España

Casi nadie se da cuenta, quizá ni siquiera sus propios promotores, pero el Ratardón sindical que persigue al alcalde de Madrid es otra influencia norteamericana. Fue a comienzos de los 90 cuando un sindicato de Chicago solicitó a un fabricante de figuras hinchables la creación de una rata gigante, que desde entonces se ha convertido en icono sindical contra los desmanes del capitalismo, al menos al otro lado del Atlántico. Allí los sindicatos suelen situar una rata hinchable de enormes proporciones a la entrada de la empresa a la que quieren denunciar.

Vía: El Mundo, Gawker.

Todos contra el canon

Una plataforma opuesta al llamado canon digital ha iniciado una campaña en Internet para exigir a los partidos a que se posicionen claramente sobre la aplicación de este impuesto. Así lo recoge elmundo.es.

Adolescentes activos

Visto en El País.