Leer es compartir

Cuenta Elihu Katz en la introducción de la edición aniversario de Personal Influence que su maestro Lazarsfeld decidió estudiar el papel de los líderes de opinión en la difusión de las noticias tras leer las reflexiones de Gabriel Tarde. “Si nadie los comentase, los periódicos no servirían para nada”, decía el sociólogo francés. Un reciente reportaje del New York Times informa sobre la práctica, cada vez más común entre los más jóvenes, de compartir noticias a través del correo electrónico o mediante los servicios de redes sociales tipo Facebook.

Según la última oleada de la National Annenberg Election Survey, uno de cada cinco jóvenes (20,8%) entre los 18 y los 29 años en Estados Unidos han visitado la web de un candidato presidencial, y uno de cada cuatro (26,4%) han visto vídeos en YouTube sobre los candidatos o la campaña. La edad y la educación son factores determinantes a la hora de predecir el uso político de Internet. Cuanto más jóvenes, más activos. No obstante, la televisión sigue siendo el principal medio de información política para todos los grupos de edad y todos los niveles de educación.

Los proveedores de Internet del tipo Yahoo o MSN y las versiones electrónicas de medios convencionales como la CNN o la NBC son, según el propio recuerdo de los encuestados, las principales fuentes de información política en la red.

Anuncios

Bailándoles el agua

Gran parte (quizá la totalidad) de las imágenes que aparecen en las noticias televisivas sobre los mítines de campaña están elaboradas por los respectivos partidos, no por los periodistas o editores de las cadenas que las emiten. Al espectador se le sustrae este detalle, de manera que traga por cobertura periodística lo que no es más que propaganda. Lamentablemente, la clase periodística, que podría defenderse con un simple rótulo que indicase la procedencia de las imágenes, le baila el agua a la clase política. La cadena catalana TV3 parece ser la excepción que confirma la regla, según leemos en el comunicado de Reporteros sin Fronteras difundido ayer. Desconocemos cuál es la prerrogativa jurídica (de existir) que permite a los partidos impedir a los periodistas la grabación de imágenes y sonidos durante los mítines. ¿Dónde están los llamados ‘periodistas ciudadanos’? ¿No hay ninguno que se moleste en asistir a los mítines para hacernos llegar imágenes de la trastienda electoral? ¿Y dónde está el documental político en estas elecciones? Esperemos que pasado el 9-M nos enteremos de la existencia de alguna original producción gestada en silencio, como la ejemplar “Muxía: Política na Costa da Morte” (Ricardo Llovo, 2003), rodada durante las Municipales del 2003. Este documental, del que hay copias con subtítulos en castellano, merece una mayor difusión de la que ha disfrutado. Aunque sólo sea para ver imágenes de mítines que no son autoría de los propios partidos.

Presentaciones multimedia de las Elecciones’08

elecciones-soitu.pngLa cobertura informativa de las elecciones del 9 de marzo nos están dejando desarrollos multimedia interesantes en la forma de presentar los datos. En el pasado cara a cara de ZP-Rajoy ya vimos el esfuerzo de RTVE por desempolvar su web para navegar el vídeo por la búsqueda de palabras. Ahora, es Soitu quien ofrece un widget para publicar los resultados electorales de forma dinámica.

Fuera de las grandes cabeceras, nos llega otro proyecto que no por más modesto es menos interesante: metaEncuesta, un blog donde se recopilan los sondeos que han venido publicando los medios. Así se podrá ver en conjunto quién se ha acercado más a los resultados reales del próximo domingo. metaEncuesta pertenece al mismo autor de El Kiosko.

Nuevos libros sobre la cobertura periodística de las elecciones 2004

Acaban de salir a la luz dos nuevos libros que analizan la cobertura periodística de las pasadas elecciones generales en 2004. Gran parte de sus autores colaboran en el proyecto de investigación de la presente campaña electoral 2008.

medios-y-elecciones2004.pngMedios y elecciones 2004 recoge una serie de estudios académicos donde se analiza la agenda pre-electoral (centrada en el caso Carod), la electoral (de tv y prensa, en los niveles estatales y autonómicos), el negativismo, la cobertura mediática de la crisis del 11-M y las movilizaciones de la semana postelectoral, así como las webs de los principales partidos. Índice de capítulos y autores.

tv-y-urnas.png

Televisión y urnas 2004, por su parte, es un Manual Didáctico donde se analizan los sesgos de las televisiones al cubrir el caso Carod, la encuesta del CIS, los perfiles biográficos y entrevistas a los principales líderes, el Debate de El Guiñol, las cibermovilizaciones del 13M y la propaganda electoral de partidos estatales y autonómicos. El libro viene acompañado de 2 DVD donde se ofrecen las imágenes televisivas en bruto para ser utilizadas como recurso didáctico en universidades, pero también en institutos de secundaria y de idiomas o cultura española (la Escuela de Traductores de UGR ha subtitulado al español, inglés y francés el material audiovisual). Índice de capítulos y autores.

Lo obsceno

Obsceno. Fuera de la escena. Así suponían el candidato Zapatero y el periodista Iñaki Gabilondo que discurría su conversación tras la entrevista que el presidente del Gobierno concedió al presentador de Cuatro.

Sin embargo, el vídeo que el canal de Prisa envió al resto de cadenas dejaba entreoír las primeras palabras que entrevistador y entrevistado intercambiaban tras su conversación pública:

  • Gabilondo: ¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?
  • Zapatero: Bien, sin problemas, lo que pasa es que nos conviene que haya tensión.

Nótese el tono coloquial (tuteo incluído) de la conversación. Pareciera que el periodista preguntaba al político por el estado de salud de un familiar. La buena sintonía entre Gabilondo y el presidente del Gobierno, manifiesta durante el transcurso de su meliflua entrevista, no es noticia. Ni siquiera el contenido de la conversación, que se presta a múltiples interpretaciones. Lo interesante es comprobar cómo ese pequeño fallo en el sistema (una filtración involuntaria) es aprovechado por los actores políticos (medios de comunicación contrarios al PSOE, y el propio Partido Popular) para marcar la agenda informativa. La circulación viral del vídeo a través de Internet es, también, merecedora de atención.

El académico que más en serio se toma estos patinazos es Stephen Coleman, de la Universidad de Leeds (1). Coleman defiende que estos ‘gaffes’ son una oportunidad excepcional para que el ciudadano medio se asome a la trastienda de la política real, a lo que está fuera de la escena. A lo obsceno. Es como cuando el niño irrumpe sin previo aviso en la habitación de los padres, y éstos intentan recomponer la situación. Dependiendo del grado de obscenidad (de lo ‘inaceptable’ de lo descubierto) la recomposición será más o menos difícil. El patinado de Zapatero con Gabilondo se quedará en anécdota. Sin embargo, la filtración de las declaraciones del primer ministro húngaro tras las elecciones de 2006, en las que confesaba haber mentido descaradamente a sus electores, provocaron varios días de manifestaciones violentas en las calles.

Entre los patinazos recientes, quizá el más perturbador sea la conversación entre el presidente de Estados Unidos George Bush y el premier británico Tony Blair durante una cumbre del G-8. Los dos mantuvieron una descarnada discusión sobre la crisis israelo-libanesa del verano de 2006. Masticando sonoramente, Bush manifiestaba su escepticismo ante las políticas de ‘Kofi’ (Kofi Annan, el entonces Secretario General de las Naciones Unidas) y decía que mandaría a ‘Condi’ (Condoleezza Rice, la Secretaria de Estado norteamericana) a la zona del conflicto para calmar los ánimos. Todo después de agradecerle a Blair el jersey que éste le había regalado.

Lo curioso de estas obscenidades políticas es que nos revelan lo cerca que están las caricaturas de la realidad. Compadreo entre políticos y periodistas, mentiras electorales y una grotesca conversación entre dos líderes mundiales que se despachan el gobierno del globo en la sobremesa… ¿Alguien da más?

Aún considerando lo fácil que resulta hoy en día hacer circular este tipo de vídeos, resulta curioso comprobar nuestra dependencia de los medios convencionales para acceder al conocimiento de los hechos que denuncian. Las fotos de las interminables filas de féretros con soldados norteamericanos muertos en Iraq no las conocimos hasta que las publicó en portada el Seattle Times. Algo parecido ocurre con las torturas de Abu Ghraib, a las que sólo tuvimos acceso tras su publicación por Seymour M. Hersh en la revista New Yorker.

Notas:

(1) Coleman, S. 29 de noviembre de 2006. “The wilder shores of political communication: From Tony and Gordon to Big Brother.” Conferencia pronunciada en el Institute of Communications Studies, Universidad de Leeds.

TVE y YouTube lanzan un canal para enviar preguntas a los políticos

La televisión pública española ha llegado a un acuerdo con el canal de distribución de vídeos YouTube para, en esencia, repetir en España la experiencia que ya están llevando a cabo YouTube y CNN en EE.UU. con los candidatos a las primarias demócratas y republicanas: entrevistas en las que los políticos responden a preguntas enviadas por los ciudadanos a un canal de YouTube editado al efecto.

El público puede enviar sus preguntas en vídeo hasta el día 28 de febrero al canal de YouTube habilitado al efecto, y puede también votar por las mejores preguntas a partir del 14 de febrero. TVE, empero, se reserva el derecho a seleccionar las preguntas, aunque asegura que “tendrá muy en cuenta” los resultados de las votaciones en su selección final. La televisión pública también ha creado un espacio en su página web en el que se informa de la iniciativa y se explica cómo participar.

Se trata, sin duda, de un experimento positivo, que ya está dando muy buenos resultados en las elecciones primarias estadounidenses. Es, también, un ejemplo de integración de dos tipos de discurso: el de los ciudadanos y el de los medios de comunicación social, que explicitan su capacidad de mediación y de selección temática (de las preguntas, en este caso) con criterios teóricamente cualitativos.

Actualización 24/01: Víctor Ruiz realiza un interesante -y curiosísimo- análisis “electoral”: el número de suscriptores a los canales de los partidos políticos españoles en YouTube y la cantidad de visualizaciones de los vídeos colgados en sus respectivos canales. Según los datos recogidos, el PP “ganaría” al PSOE por la mínima en lo primero (38% del total de suscriptores frente al 37%) y de una forma mucho más clara en visualizaciones (45% del PP frente a 25% del PSOE). Como dato anecdótico, destaca la escasísima representación de simpatizantes de Coalición Canaria, con un único suscriptor en su canal.

YouTube abrirá un canal sobre las elecciones

Habrá versión española del ‘You Choose’, el canal de YouTube en el que los candidatos demócratas y republicanos a la presidencia de Estados Unidos cuelgan sus vídeos. Lo anuncia El Mundo, que aprovecha para hacerse eco de un nuevo vídeo del PSOE en el que se presenta a Zapatero como el candidato capaz de hacer “creer de nuevo en la política” al electorado.

Addenda (19 de enero de 2008): Hay réplica del PP.