Así no se puede vivir… ni tampoco abortar: Racismo y anti-abortistas

El giro a la derecha que, según las interpretaciones críticas, implica la renuncia “forzada” de A. R. Gallardón a las listas del Congreso, puede “centrarse” gracias a la visibilidad que tome la ultraderecha.

Una de sus candidaturas más destacadas, Democracia Nacional, ha logrado convocar legalmente hoy una manifestación en Madrid. El lema Así no se puede vivir. Por la Seguridad Ciudadana. Recuperemos Madrid se justifica, según la prensa  convencional, con frases como “movilízate, no te quedes impasible porque lo destruyen todo” o cuestiones al margen de la convocatoria como la referencia a “las clínicas de muertes y trituradoras de carne humana que no han dejado de segar la vida de nuestros compatriotas”, en relación a los centros que practican abortos.

Como recuerdan algunos internautas de webs antifascistas, todo ello sucede en vísperas del aniversario de los asesinatos de Atocha (24 de enero, 1977) y, como argumentaba la Delegación del Gobierno al denegar la  anterior convocatoria, “cuando en la anterior concentración de DN existieron desórdenes públicos, además de producirse la muerte de un joven y graves lesiones a otro en un vagón de metro en la estación donde se iba a producir la manifestación”.

Repatriaciones conjuntas (ESP+FR) de inmigrantes

Ha pasado casi inadvertido, pero EFE, informaba ayer que:

“Los Gobiernos de Francia y España acordaron hoy que promoverán “la posibilidad de organizar repatriaciones conjuntas” de inmigrantes en situación irregular, en el marco de una mayor cooperación en ese ámbito”.

Casi todos los medios se centraron (cómo no) en los acuerdos antiterroristas o, si no, en el fin de las desavenencias previas entre Sarkozy y ZP, que por fin renuncia a hacer nuevas regulaciones para no reincidir en el efecto llamado . Buen ejemplo de ello fue la información de ABC


Pero las repatriaciones (¿por qué no llamarles expulsiones si a los subsaharianos se les envía a cualquier país al sur del Magreb?conjuntas no es nada nuevo, como señalaba Público:

“España, Francia e Italia ya llevaron a cabo un primer vuelo conjunto de repatriación de inmigrantes rumanos en septiembre de 2005 y en virtud del acuerdo alcanzado unos meses antes por los países del G-5, que integra también a Alemania y Reino Unido.”

El G-5 parece que será el grupo promotor de la nueva “política de inmigración ” (no sé si merece tal nombre lo que arranca con expulsiones) consensuada en el seno de la UE.

Más información, pero no mucha más, en las webs de migrantes en: ATRAIE

ASOCIACIÓN DE TRABAJADORES INMIGRANTES EN ESPAÑA)

Contenidos supuestamente racistas en el vídeo “Silenci” de CiU

La coalición nacionalista Convergència i Unió distribuyó en las fechas previas a la Navidad el vídeo “Silenci” (disponible aquí en formato Flash Vídeo). Se trata de una breve pieza de publicidad política entre cuyos mensajes destaca un titular de periódico que reza “Un magrebí no quiere que su hija de siete años haga gimnasia en la escuela”. Este vídeo ha sido fuertemente criticado por la prensa, en concreto en El País y La Vanguardia.

No es la primera vez que CiU hace un uso destacado del vídeo en campaña electoral. De hecho, el larguísimo vídeo (de una hora de duración) Confidencial CAT se convirtió en uno de los ejes de la campaña de las últimas Elecciones Autonómicas catalanas. Más allá de su posible efecto electoral, el vídeo tuvo una consecuencia muy negativa para CiU: aumentar las disonancias con ERC, que a la postre preferiría reeditar el Gobierno tripartito con PSC e IC.

¿Un debate larvado?

Haciéndose eco de una noticia publicada por El País, los comentaristas de The Economist se sorprenden gratamente de la escasa repercusión de la creciente inmigración de origen rumano en la esfera pública española. Además, dicen los bloggers de la revista británica, en España el apoyo a los partidos de extrema derecha es notablemente inferior al manifestado en otros países europeos. The Economist atribuye esta situación a la inexistencia de una prensa sensacionalista que avive los instintos xenófobos de los habitantes nativos del país de acogida. Sin embargo, tal y como se reconoce en la misma pieza, la inmigración es ya la primera preocupación social para los españoles. ¿Estamos ante un debate larvado? ¿Estallará en las elecciones?

Addenda (11 dic 2007): Reportaje de Público sobre la xenofobia en España.