Guía para el visionado crítico del segundo debate

Kathleen Hall Jamieson, profesora de la Universidad de Pensilvania y una de las expertas más reputadas en comunicación política, desvelaba recientemente a su entrevistador en la televisión pública norteamericana una serie de consejos para el visionado crítico de los debates electorales. He aquí un resumen de sus recomendaciones, adaptadas al contexto español:

1.- Ignore la cobertura periodísitca inmediatamente posterior al debate. Apague la televisión y comente con su familia lo que ha visto y lo que usted cree que ha sido lo más importante.

2.- Las propuestas de los candidatos responden a una determinada filosofía de gobierno. Trate de definir las respectivas filosofías de gobierno de Zapatero y Rajoy.

3.- Antes del debate, elabore una lista con sus preocupaciones básicas. Tras el debate, reflexione sobre cómo los candidatos han abordado los temas que para usted son más relevantes… si es que finalmente lo han hecho, claro.

4.- Independientemente de su preferencia partidaria, haga usted de Pedro Solbes. Es decir, cuestione el ‘wishful thinking.’ Como recordará, el número dos socialista atacó a Pizarro pidiéndole que especificase de dónde sacaría el dinero que el Estado dejaría de recaudar de aplicarse las reformas fiscales del Partido Popular. La economía existe porque los recursos son limitados. A su juicio, ¿son realistas las propuestas de los candidatos?¿Le ha quedado claro de dónde se sacarán los recursos para financiar las iniciativas que prometen?

5.- ¿Se corresponde el Rajoy que describe Zapatero con el Rajoy que usted conoce? ¿Y viceversa?

6.- ¿Se ha atrevido alguno de los candidatos a defender una medida que, a su juicio, será buena pero impopular? ¿Cree que ambos candidatos han medido sus palabras para no ofender a nadie?

7.- Si el país se abocase a una crisis, ¿cuál de los dos candidatos, en su opinión, presenta un mejor currículo para afrontarla?

Anuncios

Sobre el primer debate

Me piden una colaboración las gentes de Público. La publico aquí entera, consciente de que mi concisión no ha sido suficiente y poder completar los recortes necesarios para integrar otras voces en el reportaje que sacarán este fin de semana:

Me preguntaban por los aciertos y errores de cada candidato:

A mi entender, ambos candidatos compartieron varios errores.

El primero, la repetición del mismo discurso antagonista desplegado durante cuatro años. Dudo que un solo espectador se fuese a dormir sorprendido. Sospecho que bastantes lo hicimos decepcionados. Apenas se apartaron del guión que llevaban escrito. Sólo intentaron anclar el voto ya decidido y generar una movilización de votantes contrapuestos: Zapatero a los asustados por “la derecha” y Rajoy a los ilusionados por una posible (pero muy improbable) victoria del PP. De hecho, fue un remake del primer debate electoral de 1993. Al no haber practicado durante 15 años hicieron lo mismo que hace más de una década: ZP buscó el empate técnico y Rajoy la victoria por puntos. Es posible que ambos lo consiguieran, a la luz de las encuestas y de su traducción por las hinchadas mediáticas respectivas.

El segundo error de ambos candidatos fue la deslegitimación del adversario sin aportar apenas datos o argumentos. Esgrimieron los gráficos como los trileros sus cartas, sin apenas mostrarlas al público ni someterlas al contraste del contrincante. No hubo interlocución, excepto con la cámara en los discursos iniciales y finales.

El tercer error común fue el énfasis en las descalificaciones ad hominem y centradas en el pasado. Las descalificaciones además eran totales, excluyendo acuerdos o consensos futuros en cuestiones clave. Ambos líderes representaron la bipolarización antagonista que, según nuestros estudios, define la situación política actual e impide integrar otros actores y discursos (por ejemplo, los nacionalistas periféricos o IU), presentándolos como prescindibles e innecesarios para gobernar este país.

El error mayor de Zapatero fue la insistencia en el “y tú más… y antes que yo”. Al aplicarlo a asuntos tales como la inmigración o la forma de Estado, el PSOE renunció a concretar su oferta electoral y la dejó desdibujada. Dio pábulo así a quienes afirman que ambos partidos apenas se diferencian y a las críticas del PP de indefinición y oportunismo del Gobierno.

El mayor error de Rajoy fue enfatizar tanto su perfil antagonista que dificilmente movilizará al electorado de centro izquierda que no está con Zapatero. Pero bueno, se trataba de fijar el suelo electoral que le mantiene dónde está.
En cuanto a los aciertos. Zapatero fue el único que intentó arrancar una respuesta comprometida del adversario, en el tema del trasvase del Ebro. Estuvo hábil señalando el bajo perfil de Rajoy como ex-Gobernante, sobre todo en el tema de la seguridad y la inmigración. Pero pudo haberlo culminado mejor. Cuando competía con Rajoy en cuántos “ilegales” se le habían colado a él y a Rajoy sólo le faltó arrogarse los tiros por la espalda en la verja de Melilla con los que inauguró su Gobierno. Sin embargo aprovechó, como el yudoka, el impulso del contrario para, en ocasiones, representarle como agresivo y amenazador.

Entre los aciertos de Rajoy destacaron cómo logró zafarse del 11-M y la Guerra de Irak, enterrando ambos temas en el pasado y atribuyéndoselos sólo a Aznar. Aprovechó la defensa de los “intelectuales” “comprometidos” que hizo Zapatero, erigiéndose en defensor del ciudadano “común” y abrazando el discurso neoconservador de que los progresistas han olvidado al pueblo. Y, por último, le birló al PSOE el tema de la vivienda (dirigido a votantes jóvenes) y finalizó con la metáfora de España como una niña, para arrogarse el tema de género (otra de las bazas electorales del Gobierno). Quienes ven esto como un error, se equivocan: reparen en cómo ha permanecido en los medios gracias a esto… y de eso se trata, de que el debate reverbere y tenga eco. La niña es la España que quiere cuidar el PP, adorable y nada amenazante, lo contrario a la del aguilucho y el tricornio.

Mi impresión general es que, como en los combates con tongo, ambos púgiles salieron del ring como habían llegado. Pareciera que nunca pretendieron, y que no arriesgaron más, por incapacidad propia o del contexto. Como boxeadores sin cintura, escogieron su terreno más favorable y apenas lo abandonaron. Es a lo que están acostumbrados: a dirigirse al electorado de forma unilateral y antagónica.

Debate Zapatero-Rajoy en RTVE

La web de RTVE ha desarrollado una aplicación desde la que se puede seguir el pasado debate entre Zapatero y Rajoy a través de su transcripción. El sistema también permite la búsqueda por palabras clave.

Peligran los “cara a cara” en televisión

Hace apenas unas semanas hablábamos de la posibilidad de que, además de dos debates televisados, hubiera un tercer debate desarrollado a través de Internet. Pero, conforme se acerca la fecha de las Elecciones, la situación no hace más que empeorar. Parece prácticamente descartado este tercer debate e incluso peligran los dos cara a cara televisados, para los que había incluso un acuerdo en las fechas. El motivo, o la excusa, es la discrepancia entre PP y PSOE respecto de qué cadenas deberían emitir el debate. El PP quiere que sean Tele 5 y (en especial) Antena 3 y huye de TVE como de la peste; el PSOE busca que al menos uno de los debates se celebre en la televisión pública y, como vía intermedia para alcanzar este objetivo, propone que la señal del debate se emita en abierto para que cualquier cadena interesada la redifunda.

El resultado de estas discrepancias es que la negociación entre ambos partidos se haya bloqueada desde hace semanas, sin visos de mejora en un futuro inmediato. La situación recuerda demasiado a anteriores procesos electorales (sobre todo, en 1996 y 2004), en los que uno de los dos grandes partidos (el PP) dio continuamente largas y dejó pasar el tiempo para que muriera así la iniciativa de celebrar debates por televisión, algo que en España sólo ha ocurrido en 1993, con los casi míticos debates entre González y Aznar. La historia mítica del PP dicta que fue a causa de esos debates por lo que el PSOE volvería a ganar las Elecciones Generales en 1993, de ahí saldría la resistencia de los conservadores a volver a celebrar un evento de estas características en posteriores comicios, en los que siempre partiría con ventaja el PP. En 2008 es el PSOE quien parte con ventaja, según los sondeos, de lo que se deriva la posibilidad real de celebrar, quince años después, debates televisados. ¿Cuál es la causa de estas reticencias que pueden dar al traste con la iniciativa? Posiblemente, el temor del PP a perder las posiciones de intención de voto ya alcanzadas, incluso aunque éstas no resulten suficientes para alcanzar la victoria.

10 preguntas para los candidatos políticos

En 10preguntas.com ya tienen la selección de las 10 cuestiones que trasladarán a los partidos políticos de cara a las próximas elecciones. Durante varias semanas se ha mantenido abierta la convocatoria para lanzar y votar las preguntas deseadas. Las elegidas finalmente son las siguientes:

1. ¿Qué postura tienen respecto al polémico Canon?

Me gustaría saber vuestra postura frente al canon que ya pagamos en cada cd y ahora se va a imponer también en diferentes tipos de reproductores.

2. ¿Cómo reformarían el sistema electoral?

El sistema actual se manifiesta ineficaz en muchos aspectos: no hay listas abiertas, partidos sobrerepresentados, subrepresentados, voto en bloque de partidos mayoritarios que no representan la diversidad en sus propios partidos….. Cual seria el mejor sistema politico para España?

3. ¿Cómo pretenden remediar el bajo poder adquisitivo de los trabajadores españoles?

Desde 1996 el asalariado ha perdido poder adquisitivo. Mientras en PIB del país crecía, los sueldos se estancaban y los precios, especialmente la vivienda, aumentaban desproporcionadamente. ¿Cómo se explica ésto? ¿Por qué, en la práctica, estamos aún tan lejos del poder adquisitivo de un inglés, francés, aleman o italiano? ¿Por qué los jóvenes, en concreto, ahora tenemos mucho peores condiciones que nuestros homólogos de hace diez años?

4. ¿Qué modelo de Estado proponen cada uno?

Teniendo en cuenta el panorama estatutario actual, los discursos de los partidos nacionalistas, los sentimientos de sus ciudadanos… ¿qué modelo de Estado proponen para España en el que quepamos todos sin renegar unos de otros?

5. ¿Para cuando una ley de enjuiciamiento criminal modificada?

Segun nuestra ley de enjuiciamiento criminal, y la reducción de penas, existen individuos en esta sociedad que despues de cometer mas de 11 delitos, siguen campeando a sus anchas, y delinquiendo de nuevo. Sres legisladores, los problemas de la sociedad española, se verian reducidos si los legisladores modificaran o crearan una nueva ley de enjuiciamiento criminal, en la cual se obligue a cumplir la totalidad de las penas.

6. ¿Es admisible una monarquía en nuestros tiempos?

En pleno Siglo XXI y en una sociedad que defiende la igualdad de derechos en su Constitución, ¿Es admisible un puesto vitalicio y hereditario por concesión divina?

7. ¿Cuál es el principal problema de las políticas educativas?

Dados los malos resultados en el último informe Pisa y el alto índice de fracaso escolar. ¿Cuáles son los principales problemas de las políticas educativas actuales?

8. ¿Qué pasará con la crisis inmobiliaria?

Está claro que el sistema actual se viene abajo y cuando los creditos se acumulen sin pagar, este país va a pasar por problemas. Me gustaría saber qué medidas se están estudiando y la gravedad real del problema.

9. ¿Es posible derogar el concordato?

¿Está dispuesto a derogar el Concordato con la Iglesia Católica, eliminando así sus privilegios educativos, económicos o fiscales?

10. ¿Cuál es su política de inmigración?

Miles de personas mueren cada año intentando llegar al llamado Primer Mundo. ¿Piensan dejar que esto siga sucediendo o se van a tomar medidas?

TVE y YouTube lanzan un canal para enviar preguntas a los políticos

La televisión pública española ha llegado a un acuerdo con el canal de distribución de vídeos YouTube para, en esencia, repetir en España la experiencia que ya están llevando a cabo YouTube y CNN en EE.UU. con los candidatos a las primarias demócratas y republicanas: entrevistas en las que los políticos responden a preguntas enviadas por los ciudadanos a un canal de YouTube editado al efecto.

El público puede enviar sus preguntas en vídeo hasta el día 28 de febrero al canal de YouTube habilitado al efecto, y puede también votar por las mejores preguntas a partir del 14 de febrero. TVE, empero, se reserva el derecho a seleccionar las preguntas, aunque asegura que “tendrá muy en cuenta” los resultados de las votaciones en su selección final. La televisión pública también ha creado un espacio en su página web en el que se informa de la iniciativa y se explica cómo participar.

Se trata, sin duda, de un experimento positivo, que ya está dando muy buenos resultados en las elecciones primarias estadounidenses. Es, también, un ejemplo de integración de dos tipos de discurso: el de los ciudadanos y el de los medios de comunicación social, que explicitan su capacidad de mediación y de selección temática (de las preguntas, en este caso) con criterios teóricamente cualitativos.

Actualización 24/01: Víctor Ruiz realiza un interesante -y curiosísimo- análisis “electoral”: el número de suscriptores a los canales de los partidos políticos españoles en YouTube y la cantidad de visualizaciones de los vídeos colgados en sus respectivos canales. Según los datos recogidos, el PP “ganaría” al PSOE por la mínima en lo primero (38% del total de suscriptores frente al 37%) y de una forma mucho más clara en visualizaciones (45% del PP frente a 25% del PSOE). Como dato anecdótico, destaca la escasísima representación de simpatizantes de Coalición Canaria, con un único suscriptor en su canal.

Guía para medir la opinión electoral en Internet

Jeff Jarvis -periodista y profesor de la City University Of New York– escribe hoy en The Guardian una guía para medir la opinión pública en Internet en las campañas electorales.

El autor precisa que estos análisis, si bien no pretenden ser científicos y que seguramente generan nuevas interrogantes más que procurar respuestas definitivas, ofrecen un medio para que los políticos, los periodistas y demás agentes implicados tengan acceso a los debates de los ciudadanos en la Red.

Para Jarvis, la guía se compone de los siguientes elementos (entre otros que pueden verse en el artículo original):

1. La cobertura de los medios: Internet permite reunir el corpus de las noticias y comprobar si están en sincronía con la realidad que describen, de manera que se pueda conocer qué atención, por parte de los medios, está recibiendo cada candidato o partido.

2. Búsquedas en Internet: Herramientas como Google Trends permiten saber qué candidato encabeza las búsquedas por palabras. Cabe preguntarse -dice Jarvis- si esto es un indicador fiable del respaldo u obedece a una mera curiosidad de los internautas.

3. La mención en los blogs: BlogPulse permite conocer qué político o partido se menciona con mayor asiduidad en las conversaciones de los blogs.

trend2.jpg

4. Palabras claves en los anuncios de Google: Google AdWords da la posibilidad de conocer el valor de las palabras clave (por ejemplo, de los nombres de los candidatos) en el mercado.

5. Redes sociales: Facebook, MySpace, entre otros, ofrecen pistas sobre los apoyos a los candidatos.

6. El tráfico de webs de partidos y candidatos: Aunque el ranking de, por ejemplo, Alexa ofrece medidas imperfectas, da idea de las consultas a dichos sitios y del interés que los mismos generan entre los usuarios de Internet.

A esta guía cabe sumar otros indicadores que el autor menciona en el artículo aludido, como el tráfico de vídeos en YouTube. Seguramente estos parámetros plantean nuevas posibilidades y generan dudas acerca del seguimiento de las campañas electorales. Pero pueden ser un primer paso para medir la opinión de los ciudadanos más allá de los sondeos y encuestas electorales.