Así no se puede vivir… ni tampoco abortar: Racismo y anti-abortistas

El giro a la derecha que, según las interpretaciones críticas, implica la renuncia “forzada” de A. R. Gallardón a las listas del Congreso, puede “centrarse” gracias a la visibilidad que tome la ultraderecha.

Una de sus candidaturas más destacadas, Democracia Nacional, ha logrado convocar legalmente hoy una manifestación en Madrid. El lema Así no se puede vivir. Por la Seguridad Ciudadana. Recuperemos Madrid se justifica, según la prensa  convencional, con frases como “movilízate, no te quedes impasible porque lo destruyen todo” o cuestiones al margen de la convocatoria como la referencia a “las clínicas de muertes y trituradoras de carne humana que no han dejado de segar la vida de nuestros compatriotas”, en relación a los centros que practican abortos.

Como recuerdan algunos internautas de webs antifascistas, todo ello sucede en vísperas del aniversario de los asesinatos de Atocha (24 de enero, 1977) y, como argumentaba la Delegación del Gobierno al denegar la  anterior convocatoria, “cuando en la anterior concentración de DN existieron desórdenes públicos, además de producirse la muerte de un joven y graves lesiones a otro en un vagón de metro en la estación donde se iba a producir la manifestación”.

Dos mundos superpuestos

El ciberespacio ha muerto, nos dice El País. Más que un mundo paralelo, Internet es una realidad superpuesta al mundo de carne y hueso. Prueba de ello, según este periódico, es la popularidad de los sitios web de redes sociales. El reportaje de El País recuerda a un reciente informe publicado en The Economist sobre la ‘encarnación’ de Internet. Habrá que estar atentos, pues, a los Voluntarios Populares y a los Voluntarios Ciber-Progresistas, reclutados por Internet y cuyas acciones han de plasmarse en el mundo real.

Nota: En su reportaje El País cita datos de la “Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares” del Instituto Nacional de Estadística (Octubre de 2007). La nota de prensa con el sumario de resultados está disponible aquí.

Ebullición blogosférica en torno a Gallardón

2008_01_18_gallardonpower.jpg

La primera plana de ABC y el Telediario de TVE-1 del mediodía, entre otros medios, comentan la pugna en Internet entre partidarios y detractores de Gallardón. La web de Informativos Telecinco y la versión online de El Mundo ahondan en la polémica.

Además, el perfil de Mariano Rajoy en Facebook ha comenzado a inundarse de comentarios contrarios a la exclusión de Gallardón en las listas. Lo cuentan en El País y, pormenorizadamente, Juan Varela en Soitu.es

YouTube abrirá un canal sobre las elecciones

Habrá versión española del ‘You Choose’, el canal de YouTube en el que los candidatos demócratas y republicanos a la presidencia de Estados Unidos cuelgan sus vídeos. Lo anuncia El Mundo, que aprovecha para hacerse eco de un nuevo vídeo del PSOE en el que se presenta a Zapatero como el candidato capaz de hacer “creer de nuevo en la política” al electorado.

Addenda (19 de enero de 2008): Hay réplica del PP.

Micro ciudadanos con macro poder

No lloraba la candidata del partido demócrata. Ni siquiera la señora Rodham. Las lágrimas tenían el certificado de propiedad de la ciudadana Hillary, nuestra vecina del sexto, la misma que se arregla el pelo en nuestra peluquería y discute el precio de los tomates con nuestro frutero. Hillary sufre el retraso del transporte público, la demora de la atención sanitaria. Hillary es como nosotros pero ¿es nuestra?

El análisis de la lágrima individual de Hillary Clinton se ha basado en la rentabilidad política obtenida y su influencia electoral en las primarias de New Hampshire. Sin embargo, el hecho asilado sin valorar sus consecuencias es importante por sí mismo. Cualquier candidato debe acercarse al “pueblo” y mimetizarse con él. No es nada nuevo. En las distintas elecciones los aspirantes han tenido que mostrar su pertenencia, su cercanía, su similitud con los ciudadanos.

Sin embargo, estamos ante la generalización, la santificación de los micro actos que realizan los micro ciudadanos que gestionan el macro poder.

No sé si Hillary ese día nos vendió la retirada de las tropas americanas de Irak o su promesa de acabar con la huelga de guionistas en Hollywood. Sí vimos la resistencia de su maquillaje al “imprevisto” lacrimal y en definitiva, su corazón, forjado entre luchas y dificultades, valeroso y a la vez amplio y con capacidad para arroparnos a todos, micro ciudadanos como ella, débiles como ella, sentidos y sensibles como ella.

Lo sentimental atropella a lo político. Hillary se acerca a nosotros en los actos, nos ponemos detrás de ella, a dos pasos, cuando habla. Podemos tratarla, tenerla, retenerla.

Hillary me presta sal cuando se me acaba y me da los 20 céntimos que me faltan para llegar a Salamanca porque “he perdido la cartera y me he quedado “tirado” en la estación”.

¿Y Zapatero, Rajoy y Llamazares? ¿ Qué ceremonias emplearán para entrar en el selecto club de los micro ciudadanos?

Ciberpolítica en Latinoamérica

El Observatorio para la Cibersociedad publica el artículo Ciberpolítica latinoamericana donde Antonio Gutiérrez-Rubí presenta el estudio “Ciberpolítica: El uso de Internet durante las campañas presidenciales latinoamericanas del año 2006″(pdf) que ha analiza el uso de Internet en diez campañas presidenciales celebradas en Latinoamérica en 2006.

Aumentan las posibilidades de un tercer debate en Internet

La propuesta de 20 minutos, a la que hacíamos mención hace algunos días, tiene cada vez más visos de prosperar. Al menos, la reacción inicial de los partidos políticos implicados parece moderadamente positiva y, de hecho, se anuncia ya una reunión para negociar los términos del debate. Ninguno de los dos grandes partidos quiere aparecer ante la opinión pública como el aguafiestas “antiguo” que se niega a debatir a través de Internet.

Sin embargo, surgen algunas dudas razonables respecto de la iniciativa:

– La primera, hasta qué punto se aprovecharán las ventajas del formato Internet para hacer de este debate, en caso de que se celebre, algo distinto de lo habitual. ¿Realmente se partirá de las preguntas de los ciudadanos? ¿Habrá un mínimo de flexibilidad en los turnos de palabra? ¿Y por qué no, nos atreveríamos a apuntar, extender esta idea a otro tipo de debates (de carácter sectorial, con presencia de los líderes de otras formaciones políticas, etc.). El periodista Juan Varela se ha distinguido particularmente en sus propuestas a los organizadores del evento y, sobre todo, a los partidos políticos, así como en sus acerbas críticas sobre la necesidad de un tercer debate mimético a los de la televisión.
– La segunda, hasta qué punto esta iniciativa, a la que se ha dado una importante relevancia en los medios digitales, está siendo acogida con interés por el público. Es indudable, y así lo atestiguan los (casi históricos) datos de audiencia de 1993, con más de diez millones de espectadores, que los “cara a cara” televisados interesan al público. Cabría pensar, en consecuencia, que el público de Internet, más activo, más interesado en adquirir información, etc., clamaría por un debate. Sin embargo, a estas alturas sólo 3000 personas han firmado el manifiesto que pide un debate en Internet en la web activada por los principales patrocinadores de la propuesta, www.porundebateeninternet.es. La escasa afluencia de firmantes contrasta, por otra parte, con el importante apoyo que esta iniciativa ha suscitado en los medios de comunicación y también en algunos weblogs.