20 minutos.es propone un tercer debate a través de Internet

El diario gratuito 20 minutos, en su versión online, ha propuesto a los líderes de los dos grandes partidos la celebración de un tercer debate electoral, añadido a los dos ya acordados que se emitirán en sendas televisiones generalistas. La peculiaridad de este debate es que se celebraría a través de Internet, estaría desarrollado a partir de las preguntas de los usuarios y se podría acceder desde cualquier cibermedio que quisiera retransmitir el evento. Se trata, sin duda, de una interesante iniciativa y puede tratarse de un ejemplo paradigmático de aplicación de las NTIC por parte de los medios mainstream, en la línea de los debates organizados por CNN y YouTube entre los candidatos a las primeras de los partidos Demócrata y Republicano en EE.UU.

Encuestas: cuestionarios en cuestión

Las preguntas falsas inducen a respuestas falsas. Esta que viene siendo hace tiempo casi una premisa periodística de EL MUNDO se aplica, vergonzosamente, a la MACROENCUESTA-SIGMA DOS que afirma
El 66% pide cambiar la Ley Electoral para que los nacionalistas no decidan
Dos de cada tres ciudadanos -un 65,7%- son partidarios de cambiar la Ley Electoral para que los partidos nacionalistas no tengan tanta fuerza en la política del Estado y, por tanto, para que el Gobierno central no dependa tanto de esas formaciones políticas de las comunidades autónomas.

Precioso ejemplo de la reflexividad de la opinión pública mediatizada de este país: se le intoxica, se le pregunta y después se “la” publica… y de publicada a pública.

Por enésima vez, invoco a Josu Mezo y su Malaprensa: Ya los puso a parir hace dos años, por un editorial plagado de “ignorancias no excusables” (en el léxico de Josu, que es tan educado como preciso). Como el excelente blogger que es, Josu comenzaba probando que “la ley electoral no favorece a las minorías nacionalistas, sino que, en promedio, les perjudica, como puede verse aquí y aquí

Por favor, señores de El Mundo, léanse las diferencias entre los porcentajes de votos y los de escaños… si es simple: una regla de tres, sumar y restar… venga, que pueden hacerlo antes de escribir el siguiente editorial.

En fin, un uso demoscópico impresentable. Basado en la mentira, preguntando sobre ella y dándole visos de veracidad; para acabar publicando los engaños como dictamen popular.

Comienza la “carrera de caballos” de las encuestas y todo apunta a “los debates”

Público abre la sesión de carreras y apuesta que:
El PSOE gobernará en minoría con 167 escaños

Son proyecciones de voto y después de escaños; tanto que el propio sociólogo que realizó la encuesta les recomienda a los periodistas “moderar su entusiasmo demoscópico”.La clave reside en la tasa de participación que pronostican (72%), al tiempo que afirman que “5,5 millones de electores se declaran indecisos”.

Según el Publiscopio, un 20% de los que dudan no sabe si votar al PSOE o al PP. Los socialistas tienen más posibilidades de captar probables abstencionistas. El 16% de los votantes no sabe aún si ir a votar o a quién apoyar. Su movilización de última hora puede determinar el resultado.

Esto confiere mayor relevancia si cabe a los debates electorales (qué verguenza que no se sepa aún en qué cadena se harán… una prueba más de la falta de legitimidad de las emisoras públicas y privadas), y que – dada la estrategia frentista del conmigo o contra mí y las tesis antitéticas sobre la realidad que han llevado los dos principales partidos debieran convertirse en auténticos “careos”: Acto que enfrenta a varias personas para interrogarlas a la vez y observar sus reacciones, confrontar sus opiniones y así averiguar la verdad de los hechos.

¿Hay un solo periodista en este país capaz de llevar a cabo esta función democrática? Interrogar a la vez, registrar sus reacciones, confrontarlas entre sí y con la verdad de los hechos.

Por de pronto, ya ha comenzado el tongo de pactar antes los temas. Como si Clay Foreman hubieran acordado pegarse en cuatro rounds…

Rajoy afirma en ABC «TVE no nos da garantías de imparcialidad para los debates. Preferimos Antena 3 y Telecinco», y el director de TVE, Javier Pons, reitera que la oferta de su cadena es “imbatible” (¿a qué se referirá con este adjetivo bélico?)

Llamazares recordaba hace tiempo lo importante: la doctrina de la Junta Electoral Central: “en concreto el acuerdo que se adoptó el pasado mes de noviembre, cuando la Junta aceptó un plan del director de RTVE, Luis Fernández, de realizar un cara a cara entre Zapatero y Rajoy y un macrodebate a seis, con la participación de IU, CiU, ERC y PNV además de PP y PSOE.” IU amenaza con llegar al Constitucional… no es de extrañar, tampoco le hicieron caso a Anguita cuando pidió que le hicieran un muñeco del Gignol y repasen, por favor, el tratamiento de Llamazares en el “debate” del Gignol: el único que se produjo en el 2004.

¿Por qué los periodistas españoles publican encuestas que hablan de gobiernos que habrán de buscar pactos o coaliciones tras el 9 de marzo y no abandonan de una vez su “imbatible” bipartidismo?