El teoconservadurismo español enseña músculo

28-D y 30-D. El día de los inocentes, y el día de la Sagrada Familia. El día de las manifestaciones ante las clínicas abortivas, y el día de la marcha por la familia cristiana en Madrid. La primera convocatoria apenas reunió a un centenar de personas, la segunda a cientos de miles.

Las concentraciones del 28-D tuvieron una nula repercusión en las portadas de la prensa del día siguiente. Tan sólo La Razón hacía referencia a una entrevista con un ex empleado de una de estas clínicas, pero sin mencionar las manifestaciones en primera página. Libertad Digital dedicaba a las concentraciones una de sus fotos del día, pero sin desarrollar el tema a modo de noticia. Según este portal, unas 150 personas se manifestaron ante las clínicas madrileñas.

La marcha del 30-D, sin embargo, fue multitudinaria. Las cifras varían (dos millones según los convocantes, más de un millón según la Comunidad de Madrid, 160.000 personas según los cálculos de El País) pero el impacto visual de una plaza de Colón llena hasta la bandera es suficiente para certificar el éxito de organización.

En la misma semana se produjeron dos concentraciones de temática afín y desigual resultado. ¿Cómo explicar el relativo fracaso de la primera y el rotundo éxito de la segunda? Quizá una de las posibles respuestas se encuentre en sus organizadores y su respectivo apoyo mediático. Alternativa Española no parece tener resonancia más allá de su propia web y Radio Intereconomía, mientras que la iglesia católica contó con una amplia cobertura para sus actos en la Cadena Cope, Libertad Digital, ABC y La Razón. Libertad Digital llevaba días publicando un banner bajo su cabecera, con información sobre cómo llegar a Madrid para asistir a la concentración en la plaza de Colón. La Cope, principal órgano de comunicación de la iglesia católica, ofrecía la cobertura más exhaustiva de todos los medios: Entrevistaba la víspera del 30-D al cardenal Rouco Varela, insertaba cuñas publicitarias los días previos a la manifestación y emitía un programa especial en directo la mañana del domingo. ABC informaba el sábado sobre los preparativos de la concentración y publicaba un artículo firmado por José Ignacio Munilla, obispo de Palencia, en el que adelantaba una de las ideas fuerza de los ulteriores discursos en la plaza de Colón: “El laicismo imperante condena a nuestra cultura a la orfandad moral y espiritual.” El propio domingo, día de la manifestación, las declaraciones del cardenal Rouco abrían a cinco columnas las portadas de ABC y La Razón.

Independientemente de su mayor o menor concurrencia, lo cierto es que las manifestaciones en la calle han sido un fenómeno más propio de la derecha que de la izquierda en la presente legislatura. El País reseñaba en su portada del sábado un artículo del sociólogo Salvador Aguilar que reflexionaba sobre esta paradoja. Según el autor, las más de veinte protestas encabezadas por la derecha desde enero de 2005 se explicarían, en primer lugar, por el deseo de mantener tensa y unida a la base social del “universo derecha” y, en segundo lugar, por la apropiación de la ideología y prácticas de la derecha neoconservadora norteamericana. Esta nueva “derecha radical”, comenta el sociólogo, pelearía por el poder en los límites de la ética democrática. “De ahí –escribe Aguilar- la victoria “trabajada”, agónica y dudosa de Bush sobre Gore en su primera elección, la resentida y bronca pérdida de las elecciones generales italianas por Berlusconi o la teoría conspirativa del PP español sobre el 11-M”. El autor apunta, además, que las manifestaciones callejeras de la derecha no son indicativas de la existencia de un movimiento social, sino que responden a una “macroorganización de intereses” que podría contar incluso con un “centro de operaciones profesionalizado”.

Continuando esta línea interpretativa, El País publicaba al día siguiente, el 30-D, un reportaje que podría contribuir a introducir en el léxico político español un vocablo común en la política estadounidense e italiana. Nos referimos a la palabra ‘teoconservadurismo’, que El País define como “una ideología neotradicionalista que lleva en su seno la vieja tentación de imponer al conjunto de la sociedad las normas morales propias de la iglesia”.

Manifestaciones ante clínicas abortivas y protagonismo central de los teocons. Continúa, pues, la americanización de la política española, que ya no se limita a los vídeos de Youtube o al carácter presidencialista de la propia contienda electoral.

Addenda (2 de enero de 2008):El PP evitará dar apoyo expreso a los antiabortistas en vigilia electoral” (El Periódico de Catalunya)

Contenidos supuestamente racistas en el vídeo “Silenci” de CiU

La coalición nacionalista Convergència i Unió distribuyó en las fechas previas a la Navidad el vídeo “Silenci” (disponible aquí en formato Flash Vídeo). Se trata de una breve pieza de publicidad política entre cuyos mensajes destaca un titular de periódico que reza “Un magrebí no quiere que su hija de siete años haga gimnasia en la escuela”. Este vídeo ha sido fuertemente criticado por la prensa, en concreto en El País y La Vanguardia.

No es la primera vez que CiU hace un uso destacado del vídeo en campaña electoral. De hecho, el larguísimo vídeo (de una hora de duración) Confidencial CAT se convirtió en uno de los ejes de la campaña de las últimas Elecciones Autonómicas catalanas. Más allá de su posible efecto electoral, el vídeo tuvo una consecuencia muy negativa para CiU: aumentar las disonancias con ERC, que a la postre preferiría reeditar el Gobierno tripartito con PSC e IC.

Piratas, pero muy bien informados

Allá por la segunda mitad de la década de 1990, durante una conferencia en una escuela de negocios española, el entonces gurú de la era digital, Nicholas Negroponte, decía que España tenía muchas posibilidades de éxito en la sociedad de la información. ¿La razón? Su escaso respeto a la autoridad, argumentaba, podía ser un acicate para la innovación.

La mayoritaria oposición al canon digital y los datos que sitúan a España como el país europeo con más descargas ilegales de música y películas (según un estudio de la Asociación Europea de Publicidad Interactiva (EIAA) referido por El Mundo) nos confirman esa “falta de respeto a la autoridad” de la que hablaba Negroponte.

El estudio de la EIAA no ofrece datos sobre consumo de webs políticas, pero sí nos desvela que, en comparación con la media europea, los internautas españoles consumen más información general y local. Piratas sí, pero informados.

Las webs más visitadas al menos una vez al mes

                                                                        Europa España

Noticias

65%

80%

Información local

52%

71%

Fuente: Informe EIAA

Cinco grandes temas por debate

Los dos debates televisivos entre Zapatero y Rajoy se articularán en torno a cinco grandes bloques temáticos, informan El País y El Mundo: Economía y empleo, políticas sociales (donde se hablará sobre inmigración), política exterior y de seguridad (incluyendo terrorismo), política institucional (donde se abordará el modelo territorial) y retos del futuro (entre ellos, el cambio climático).

Se desconocen todavía algunos detalles importantes sobre los debates: las cadenas que los emitirán (se supone que TVE será una de ellas, y no está resuelto si los dos o uno de los coloquios se emitirá en señal abierta), el moderador (en caso de haberlo, claro), la participación del público (¿habrá preguntas de ciudadanos, bien sea en estudio o a través de vídeos de YouTube?), el formato estético, que bien podría favorecer la participación del público (en el caso de un ‘town hall meeting’ a la americana) o la apreciación de la personalidad de los candidatos (mesa redonda a la francesa, con muchos primeros planos).

Según escribía Ángel Expósito en su crónica política de ayer en La Vanguardia, los estrategas del PSOE y del PP están visionando con atención los debates Sarkozy-Royal, por lo que intuímos que el modelo francés será el que se importe a España (como ya pasó con el programa Tengo una pregunta para usted). El formato del ‘town hall meeting’ es bastante arriesgado, ya que obliga a los candidatos a levantarse del taburete y andar sobre el escenario.

Inspiración ‘neocon’

La derecha española busca un referente al otro lado del Atlántico. Lo cuenta Libertad Digital.

El canon digital en la web de Zapatero

La posibilidad de influir en la configuración del programa del PSOE mediante la aportación de ideas ha sido una de las grandes bazas de la web La Mirada Positiva. El Partido respondía a las propuestas de los internautas en la propia página y, también desde ella, informaba a bombo y platillo cuando el candidato respondía, en sus discursos, a alguna de las ideas sugeridas en la web. Así ocurrió con la comparecencia de Zapatero en el Foro de Medio Ambiente del PSOE.

El Mundo y Libertad Digital publican hoy que el foro de ideas ha llegado a su fin. El PSOE dice que ya ha cumplido su función, y que ahora toca recoger las redes para redactar el programa definitivo. Sin embargo, desde estos medios se subraya el hecho de que la clausura del foro ha coincidido con el cierre del debate en la web sobre el canon digital, cuya propuesta de supresión fue la más votada de cuantas se subieron a la página del candidato.

Issue Coverage Tracker

El diario The Washington Post mantiene una interesante aplicación, Issue Coverage Tracker, donde recopila información de diversas fuentes sobre los temas tratados por cada candidato a la presidencia de EE.UU.

Issue Tracker

El proyecto acaba de ser galardonado como Most Innovative Use of Interactive Media de los premios Digital Edge.